7.6.san Cristóbal tachado copia
Oración de san Cristóbal, tachada en Las horas de nuestra señora según la orden romana , Zaragoza, Jorge Coci, 1516, f. 210r. Biblioteca Digital Hispánica, ID: bdh0000254894. Biblioteca Nacional de España
Otros títulos

Oración de sant Christoval, por sí pequeña
Oração de são Cristóvão
Oratione over commemoratione di san Christoforo

Lugar y año de la prohibición
Fuentes conservadas
Usos conocidos

Contra la muerte súbita, probablemente por asimilación con las virtudes asociadas a la imagen del santo

Información

La Oración de san Cristóbal es habitual en libros de horas y devocionarios. El contenido del texto no contiene ninguna asociación con prácticas supersticiosas. Probablemente, la prohibición estaba relacionada con una creencia extendida en Europa, según la cual contemplar la imagen del santo en una jornada protegía al observador de la muerte súbita. La imagen del gigante, que ayudó a Jesús niño a cruzar las aguas de un caudaloso río, solía pintarse en las entradas de las iglesias con el fin de facilitar su contemplación. En el siglo XVI, durante el período posterior a la Reforma, la imagen del santo fue desapareciendo del templo, pero siguió circulando en impresos populares hasta el siglo XIX. La popularidad de la representación del santo y las virtudes atribuidas a la observación de su imagen datan del siglo XIII, período en el que la contemplación de los santos en general adquirió cualidades protectoras. Se documentan xilografías del siglo XV con la imagen de san Cristóbal acompañada de los versos que confirmaban su utilidad para protegerse de la mala muerte, una de las más tempranas es de 1420, en ella se lee: Cristofori daciem die quqcumque tueris/ Illa nempe die morte mala non morieris. Erasmo de Rotterdam arremetió en varias ocasiones contra esta creencia, especialmente en el Enchiridion Militis Christiani (1503). También el teólogo contrarreformista Johannes Molanus en su célebre tratado De picturis et imaginibus sacris liber unus, tractans de vitandis circa eas abusibus et de earundem significationibus (1570) critica la superstición en torno a la imagen del santo. San Cristóbal fue además uno de los santos protectores contra la peste, sin embargo, no parece que esta cualidad haya sido la causa de la desconfianza de las autoridades católicas ante el culto y la oración. La oración que circula en los libros de horas es un texto breve en el que se ruega protección al santo y se alude a su función de portador de Cristo en la travesía por el río. En el Modo et regola di espurgare li uffici (Roma, Tortona 1571) se ordena expurgar esta referencia del contenido de la oración, concretamente las siguientes líneas: «y no menos tu hijo precioso señor nuestro Iesu Christo quesiste sobre tus ombros truxiesse [San Cristóbal], otorga propicio». Esta corrección se aviene con la interpretación de la imagen del santo propuesta por Molanus en el citado tratado de 1570. Según el autor, la representación de Cristóbal con Jesús niño en hombros es una rememoración de que lo había llevado en el corazón, mientras que la imagen del santo atravesando penosamente un río recuerda los sufrimientos vividos para poder seguir a Cristo. No hay pruebas de que esta interpretación fuera la causa de la prohibición en España y Portugal, donde se incluyó la oración en los catálogos desde 1559. Todo parece indicar que había una relación entre la creencia supersticiosa en la imagen y la prohibición inquisitorial. Puesto que los testimonios conservados de la oración no desvelan contenido suspecto o reprobable, es posible que el poder atribuido al texto se encontrara en los modos de uso, por contacto, o en la relación entre la oración y la observación de la imagen del santo como garantía de protección.

Bibliografía
  • Fantini, Maria Pia, «Saggio per un catalogo bibliográfico dai processi dell’Inquisizione: orazioni, scongiuri, libri di segreti (Modena 1571-1608)», Annali dell’Istituto italo-germanicoin Trento XXV (1999) 612.
  • Jaquero Esparcia, Alejandro, « La poesía religiosa al servicio de la pintura: lecturas contrarreformistas en torno a san Cristóbal », e-Spania [En línea], 37 | octubre 2020. doi: https://doi.org/10.4000/e-spania.36373
  • Londoño, Marcela, «La imagen de una oración prohibida. El culto supersticioso en torno a san Cristóbal». En Los límites de la representación. Vigilancia y censura de libros e imágenes en los siglos XVI y XVII. Bellaterra: Studia Aurea Monográfica, Universitat Autònoma de Barcelona, 2015: 361-390. doi: https://doi.org/10.5565/rev/studiaaurea.175
  • Molanus, Johannes, Traité des saintes images, François Bœspflug, Olivier Christin, Benoît Tassel (eds.),  París: Cerf, 1996: 407, volumen 1.
  • «La oración de san Cristóbal». En Las oraciones censuradas. Superstición y devoción en los índices de libros prohibidos de España y Portugal (1551-1583), Barcelona: Herder editorial, 2019: 263-291.
  • Skemer, Don, Binding words. Textual Amulets in the Middle Ages, University Park PA: The Pennsylvania State University Press, 2006: 276-277.

Fuente 3. Oración de san Cristóbal, 1520

Sant Cristóbal, mártir de Dios precioso, ruégote por el nombre de Iesu tu criador y por la prerrogativa que te dio cuando te puso su nombre y por el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y por la gracia que oviste cerca de Dios y por la sagrada virgen su madre, que seas piadoso a mí, tu siervo. Por tu santo (sic), ruego me hagas vencer los que contra mí piensan mal. Y por la carga gloriosa que sobre tus hombros traías, que era Cristo, y mereciste pasar allende el río sin peligro, ten por bien de me ganar gracia contra todas las angustias, pobrezas y tribulaciones y engaños y pensamientos, escarnios y mentiras y falsos testimonios y malos consejos ocultos y manifiestos que, contra mí, tu servidor, los malos enemigos piensan, porque con mi vida y honra te pueda servir y finalmente contigo en gloria vivir. Amén. Ruega por nos bienaventurado san Cristóbal. Que seamos hechos dignos. Oración. Señor Dios, que armaste el tu mártir bienaventurado Cristóbal de virtud, de constancia en su pasión y no menos a tu hijo precioso, señor nuestro Iesu Cristo, quesiste sobre sus hombros truxiese, otorga piadoso a los que su memoria hacemos que por sus méritos al reino delos cielos vengamos. E esto te demandamos por Iesu Cristo. Amén.

Cómo citar esta página:
Forbidden Prayers Digital Library, publicación web: https://forpral.uab.cat/prayer/oracion-de-san-cristobal/ ISSN 2938-0901