San León Papa
«La oración de san León papa», Las horas de nuestra señora con muchos otros ofiçios y oraçiones , París, Thielman Kerver, 1502. Biblioteca Digital Hispánica, ID: bdh0000005768. Biblioteca Nacional de España
Otros títulos

La oración de los dichos y ordenanzas de la santa madre Iglesia

Lugar y año de la prohibición
Fuentes conservadas
Usos conocidos

Contra la muerte súbita. Dominio de la naturaleza [contra las tempestades y los relámpagos]. Para liberar de los enemigos y del diablo, asegurar un buen parto, proteger durante el viaje y en la guerra.

Información

La oración de san León papa es una de las más documentadas y de las que mejor conocemos su utilidad práctica. Parece que circuló al menos desde el siglo XIII como Prière de Charlemagne o Lettre de Charlemagne. Uno de los testimonios más tempranos de la plegaria es el que se cita en el poema épico francés Chanson du Chevalier au cygne, donde se atribuía a san Silvestre y se mencionaba su uso por Carlomagno antes de entrar en batalla (Bozoky 2003: 51). En otras variantes se menciona un origen celeste en forma de misiva, Epistola Sancti Salvatoris, entregada por un ángel a Carlomagno en la víspera de la batalla contra los sarracenos en Roncesvalles. Esta última posee una similitud evidente con la famosa carta del rey Abgaro de Edesa. En algunos libros de horas ingleses se omite la relación con el emperador de los francos y se presenta bajo el título de Oración de los nombres de Cristo (Duffy, 1992:274). Un ejemplo de esta última aparece también en un devocionario medieval catalán (Seguí i Trobat, 2008), que contiene la oración de los 72 nombres de Cristo: un texto para proteger a las embarazadas y a los recién nacidos y curar la epilepsia o gota coral (mal de quaure) (Londoño 2019: 220-221). En la oración catalana san León se presenta como el usuario de los santos nombres, garante de la efectividad de todos los poderes atribuidos a la oración y encargado de revelarlos. La oración podía aparecer también acompañada de una imagen de la medida de Cristo, que debía multiplicarse por un número exacto para obtener a su vez la medida del cuerpo del Redentor.

Al menos desde el siglo XV, comienza a circular la leyenda según la cual el papa León III había enviado la oración a Carlomagno para que la usara como medio de protección en la batalla: es esta la variante que se popularizó en la Península Ibérica y de la que se conservan testimonios en varios libros de horas del siglo XVI y en algunos impresos independientes. En esta última, la oración suele estar precedida de una extensa rúbrica que relata su origen, en la que se asegura que Carlomagno la hizo copiar en letras de oro y la llevó siempre consigo. Según este texto preliminar, la oración es efectiva por contacto físico, utilizada como objeto portátil, o a través de la repetición y lectura. En los párrafos finales se ofrecen instrucciones sobre ciertos rituales que deben ejecutarse para fines específicos. Así, para calmar una tempestad, es necesario decirla sobre un vaso de agua bendita, que debe lanzarse al aire haciendo el signo de la cruz. Para librar de espíritu maligno, la oración tiene que ser rezada sobre el cuerpo del poseso tres veces, acompañada de una vela bendita. La misma operación debe realizarse para ayudar a una mujer durante el parto. La oración que sigue a la rúbrica es un extenso texto en el que se incluyen fragmentos de los evangelios, principalmente el de san Juan, conocido por sus virtudes protectoras y atribuciones mágicas, los salmos y toda suerte de invocaciones utilizadas tanto devota como supersticiosamente.

La Epistola Sancti Salvatoris y la carta de Abgaro se incluyeron en el Modo et Regola di espurgare li uffici, Tortona, 1571, junto con una profusión de oraciones encontradas en el sepulcro de Cristo que se incluyeron en algunos índices. Varios de los textos relacionados en su origen con la oración de san León se reúnen en el famoso grimorio Enchiridion Leonis Pape, que constituye un verdadero manual de prácticas mágicas y apotropaicas. El Enchiridion es un complejo trabajo anónimo, probablemente compuesto en latín a comienzos del siglo XVI, aunque la mayoría de fuentes conservadas datan de los siglos posteriores, excepto un ejemplar de la Biblioteca Nacional de Francia (Manuel ou Enchiridion de prières, Lyon, 1584). Probablemente, al Enchiridion Leonis Papae hace ya referencia la prohibición incluida en la Breve Raccolta (1710: 21): «Libretto intitolato : Manuale contenente le cose seguenti: cioè: Sette Salmi Penitentiali. Orazione divota di s. Leon Papa, alcune altre orazioni, contro tutti li pericoli del Mondo. In Lione appresso Benedetto La Saille, 1619».

De la Oración de san León papa en formato exento se conocen tres diminutos ejemplares, dos de los cuales han sobrevivido en condiciones sorprendentes (Fernández Valladares, 2016 e Infantes, 1995). Cito solamente el de hallazgo más reciente, recuperado en 2009 durante los trabajos de restauración de la Iglesia de san Esteban de Cuéllar (Segovia). En el sepulcro de Isabel de Zuazo, esposa del regidor de Cuéllar, quien vivió entre finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI, se encontró un librito en 16o con la Oración de sant León papa en latín. Con la oración del Obsecro, conservada milagrosamente junto a más de cincuenta bulas de indulgencia. Según Martín Abad (Post-incunables ibéricos (2a Adenda), Madrid, Ollero y Ramos, 2016: n. 880.5), el análisis de los tipos apunta a que el libro salió de la prensa salmantina de Juan de Porras c. 1502-1520.

Bibliografía
  • Askins, Artur, «Notes on Three Prayers in Late 15th Century Portuguese (the Oração da Empardeada, the Oração de S. Leão, Papa, and the Justo Juiz): Text, History and Inquisitorial Inerdictions», Península, Revista de Estudos Ibéricos, 4 (2007) páginas 235-266.
  • Bozoky, Edina, Charmes et prières apotropaïques, Turnhout-Belgium, Brepols, 2003: 51.
  • Cornagliotti, Anna, «La preghiera di Carlo Magno». En Essor et fortune de La Chanson de geste dans l’Europe et l’orient latin, Mucchi, 1984: 28-41.
  • Duffy, Eamon, The stripping of the Altars. Traditional Religion in England, 1400–1580, Yale University Press, 1992.
  • Fernández Valladares, Mercedes, «La oración de san León papa: varia fortuna arqueológica de un librito-escapulario (con una nota tipobibliográfica sobre la imposición por medios pliegos)», en Papeles del Madrid, E-Prints UCM, 2016.
  • Gougaud, Louis, «La prière dite de Charlemagne et les pièces apocryphes apparentées» en Révue d’histoire Ecclésiastique 20 (1924) páginas 211-238.
  • Infantes, Víctor, «El gran hallazgo de un pequeño libro que una vez fue incunable. La oración de las ordenanzas de la Iglesia del papa León III Magno», Gutenberg Jahrbuch 70 (1995), páginas 93-101.
  • Londoño, Marcela, «La Oración de san León papa». En Las oraciones censuradas. Superstición y devoción en los índices de libros prohibidos de España y Portugal (1551-1583), Barcelona: Herder editorial, 2019, 199-230.
  • Ruíz García, E., y García-Monje, M.I. «Una muestra de religiosidad popular. La oración de san León», Memoria Ecclesiae 20 (2002), páginas 142-185.
  • Seguí i Trobat, Gabriel, El devocionari medieval del fons gabriel Llabrés (ms. Ll. 27 de l’Arxiu Municipal de Palma), Palma de Mallorca, Arxiu Municipal de Palma, 2008.
  • Skemer, Don C., Binding words. Textual amulets in the Middle Ages, Pensilvania, The Pensylvania State University Press, University Park, 2006: 96-105.

Fuente 2. «La oración de san León papa», 1502

El santo padre León compuso y ordenó la seguente oración de los dichos et ordenanzas de la santa madre Iglesia, y enviola a Carlomagno rey diciendo: cree firmemente et no dubdes en manera alguna que cualquier día que esta oración leyeres y sobre ti la truxieres con grand devoción, en casa o en mar o en batalla o en todo lugar adonde esto vieres, ninguno de tus enemigos habrá señorío en ti y vencedor permanecerás, siempre de toda mala adversidad y enfermedad y peligro serás librado en el nombre de Jesucristo. Y en señal y memoria del grande beneficios que había recebido, el dicho rey Carlomagno mandó escrebir esta oración con letras de oro y con gran reverencia y devoción siempre consigo la tuvo. Y es cierto que ninguna mortal criatura no podría esplicar ni contar las virtudes de aquesta oración. Y si supiesen los hombres la excelencia y virtud de aquesta oración continuadamente la rezarían con gran devoción et nunca la dejarían. Porque no se falla alguno decirla que en este mundo fuese desamparado de Dios en todas sus necesidades y peligros, que no viniese a buen fin y acabase santamente sus días. Muy mucho probada y experimentada es por muchos que continuo la dixieron con devoción y sobre sí la truxieron, con reverencia y honor y limpieza de sus cuerpos y alabança de Dios todopoderoso y dela gloriosa Virgen María su madre,y dela corte celestial. En aquel día no morirá a fierro ni en agua ni en fuego ni en muerte mala subitania ni sin confesión; ni sus enemigos ni el diablo habrá poderío sobre él dormiendo ni velando ni en camino ni fuera del camino ni en otro cualquier lugar; ni será vencido en batalla ni será tenido en prisión. Vale más contra la tempestad de los relámpagos. y tiene más, que si fuere dicha sobre un vaso de agua bendita y sea lanzada en el aire en manera de cruz + la tempestad de los relámpagos y truenos será quietada. Y si fuere sobre la mar, díganla tres veces en aquel día esta oración y no habrá fortuna ninguna en el mar ni tempestad. Y si alguno toviere espíritu maligno, díganla sobre él con candela bendita encendida tres veces y luego será librado. Y si alguna mujer preñada no pudiere parir díganla sobre ella tres veces con candela bendita encendida y luego será libre y parirá. Y si alguna persona hubiere de ir camino a luenga tierra, dígala tres veces antes que parta o hágale decir y liévela consigo, y será librada de todo mal y de todo peligro. Y si acaeciere morir el tal por alguna enfermedad, su ánima será salva. Aquí comienza la oración de san León papa, la cual envió al rey Carlomagno.

En el principio era el verbo y el verbo era con Dios y Dios era el verbo. Esto era en el principio con Dios. Todas las cosas por él son fechas y sin él es fecha ninguna cosa. Lo que es fecho en él era vida y la vida era luz delos hombres, y la luz en las tinieblas luce, y las tinieblas no lo comprehendieron. Fue un hombre enviado de Dios cuyo nombre era Juan. Este vino en testimonio porque diese testimonio de la lumbre, porque todos creyesen por él. No era luz, mas por que diese testimonio de la lumbre. Era luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene en este mundo. En el mundo era y el mundo por él, es fecho y el mundo no lo conoció. Y en las cosas proprias vino y los suyos no lo recibieron. Y a todos cuantos lo recibieron dioles poderío de ser hechos hijos de Dios, a aquellos es a saber que creen en el su nombre. Los cuales no de pecado ni de delectación dela carne ni de voluntad de varón, mas de Dios son nacidos. Y el verbo es fecho carne y moró en nos y vimos la gloria de aquel, gloria casi del unigénito del padre lleno de gracia y de verdad. Por el cual todas estas cosas siempre crías, santificas, vivificas y das vida; y las bendices y las das a nos; por el cual y con el cual a ti señor, Dios padre todo poderoso, en la unidad del Espíritu Santo todo honor y gloria por todos los siglos delos siglos. Amén.

Amonestados por saludables mandamientos y formados por divina institución osamos decir: Padre nuestro que eres en los cielos. Santificado sea el tu nombre. Venga el tu reino. Hágase la tu voluntad, así como se face en el cielo así se haga en la tierra. El pan nuestro de cada día dánoslo hoy. Y déxanos las nuestras debdas así como nos dejamos a los debdores nuestros. Y no nos traigas a tentación, mas líbranos de mal. Amén. Libra, señor, a mí, tu siervo, de todos males pasados, presentes y por venir, así del alma como del cuerpo, y intercediendo la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen madre de Dios y los bienaventurados apóstoles tuyos, Pedro y Pablo y Andrés con todos los santos tuyos, da piadosamente paz a mí tu siervo y sanidad en todos los días míos de guisa que ayudado por auxilio de tu misericordia sea siempre libre de todo pecado y seguro de toda turbación. Por ese mismo señor nuestro JesuChristo, tu hijo, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo por todos los siglos delos siglos. Amén. La paz del señor sea siempre comigo. Amén.

Aquella paz tuya, señor celestial, la cual dexaste a tus discípulos, quede & permanezca siempre firme en el mi corazón & sea entre mí et todos los enemigos míos, así visibles como no visibles. Amén.

La paz del señor, el vulto del señor, el cuerpo del señor, la sangre del señor nuestro Iesu Christo sea siempre a mí pecador & en mi ayuda & sea a mí amparadador & defensor & consolador del alma mía & del cuerpo mío. Amén. Cordero de Dios que toviste por bien de nacer dela Virgen María et quitaste enla cruz + los pecados del mundo ave misericordia del cuerpo y del alma mía. Cordero de Dios Christo, ofrecido et sacrificado por la salud del mundo, ave misericordia de mi cuerpo & de mi alma. Amén.

Cordero de Dios por el cual se salvan todos los fieles, dame en este siglo & en el porvenir verdadera paz por siempre duradera. Amén. Oh Adonay por el cual todas las cosas son libradas, líbrame de todo mal. Oh Adonay por cual todas las cosas son consoladas, consuélame. Oh Adonay por el cual todas las cosas son ayudadas, ayúdame en todas mis necesidades et peligros et angustias, et líbrame de todas mis reclamaciones et de todas asechanzas delos enemigos míos visibles et no visibles. Amén. En el nombre del padre que crío todo el mundo, en el nombre del hijo que redimió todo el mundo, en el nombre del Espíritu Santo que complió toda la ley me encomiendo. Amén. La bendición de Dios todo poderoso Padre & Hijo et Espíritu Santo sea siempre conmigo. Amén. La bendición del Padre todo poderoso que todas las cosas fizo por sola su palabra sea siempre comigo. Amén. La bendición de nuestro señor Iesu christo, hijo de dios vivo, sea siempre conmigo, Amén. La bendición del Espíritu Santo con los siete dones suyos sea siempre comigo, Amén. La bendición dela bienaventurada siempre Virgen María con el hijo suyo, sea siempre comigo, Amén. La bendición & consagración del pan & del vino que fizo nuestro señor Ihesu Christo cuando lo dio a los sus discípulos diciendo: tomad et comed de aquesto todos: este es el mi cuerpo que por vos otros será dado. Esto haced en mi comemoración y en remisión de todos los pecados, sea siempre conmigo. Amén. La bendición de los ángeles et de los arcángeles y de los principados & delos tronos & delas señorías querubín et serafín sea siempre comigo. Amén. La bendición de los patriarcas et delos profetas & delos apóstoles & delos mártires et delos confesores et delas vírgines et de todos los santos de Dios sea siempre conmigo. Amén. La bendición de todos los cielos de Dios sea siempre comigo. Amén. La imperial majestad me ampare. La real divinidad me defienda & me guíe. La sempiterna bondad me rija. La caridad que nunca se apaga me inflame. La sin medida verdad me enderece. La potencia del Padre me guarde. La sapiencia del hijo me avive. La virtud del Espíritu Santo me alumbre. La potestad del Padre sea siempre conmigo. Amén. La virtud del Espíritu Santo sea siempre entre mí & todos mis enemigos visibles & no visibles. Amén. Oh potencia del padre confírmame. Oh potencia del hijo, alúmbrame. Oh consolación del espíritu santo, consuélame. El Padre es paz. El Hijo es vida y el Espíritu Santo es remedio de consolación & de salud. La divinidad de Dios me bendiga. La humanidad suya me conhorte. La piedad suya me abrigue. El amor suyo me guarde.

Jesu Christo, hijo de Dios, ave misericordia de mí pecador. Oh Emanuel defiéndeme del enemigo maligno & de todos mis enemigos visibles & no visibles y de todo mal. Amén. Christo rey viene en paz, fecho Dios & hombre, el cual piadosamente padeció por nos. Jesuchristo rey pacífico sea entre mí & todos los enemigos míos. Amén. Christo vence, Christo reina, Christo señorea et manda, Christo me defienda siempre de todo mal. Amén. Jesuchristo tenga por bien que yo sea vencedor contra todos los mis adversarios. Catad la cruz + del señor, fuid todas las partes contrarias. Venció el león del tribú de Iudá, venció la raíz de David. Aleluya all’a all’a. Salvador del mundo, sálvame & ayúdame. Tú que por la cruz y por la sangre tuya me redemiste, ayúdame ruégotelo Dios mío. Agios. Otheos. Agios Ysquiros. Agios. Athanatos. Eleyson. Ymas. Santo Dios, santo fuerte misericordioso & no mortal, ave misericordia de mí tu siervo. Señor sey ayudador mío et no me desampares ni me desprecies. Oh Dios, salud mía, mas entiende siempre señor Dios de mi salud en el ayuda mía, alumbra los mis ojos porque yo jamás no duerma en la muerte ni diga en algund tiempo el enemigo mío: prevalecí contra él. El señor sea mi ayudador et no temeré cosa que me faga el hombre. Líbrame muy benigno Jesuchristo, guárdame, sálvame. En el nombre de Jesuchristo toda rodilla se incline, así de las cosas celestiales como de las terrenales & delas infernales, & toda lengua confiese que nuestro señor Jesuchristo es en la gloria de Dios padre. Amén. Soy cierto y sé por verdad muy verdadero Jesuchristo que en cualquier día y hora que yo te llamare seré salvo. Váleme, clementísimo señor Jesuchristo, hijo de Dios vivo que en virtud del tu precioso nombre feziste et obraste tantos milagros, & tan abondosa medicina diste a los menesterosos. Ca en virtud de aquella los demonios fuían y los ciegos veían, los sordos oían, los coxos andaban, los mudos fablaban, los leprosos eran curados & los muertos eran resucitados. Ca el tiempo et hora que el tu muy dulce nombre Iesu es nombrado, dulcedumbre de suavidad se oye en las orejas & miel & dulzura se siente con alegría en la boca, con alegría se alegra el corazón, y el demonio es puesto en fuida et toda rodilla se incline, las cosas celestiales se alegran, las malas tentaciones se arrancan, todas las enfermedades son curadas, muchas indulgencias se ganan las contiendas que son entre el mundo & la carne & el diablo se quitan. E todos los otros bienes que se siguen: ca toda persona, hombre o mujer, que llamare el nombre del señor será salvo, el cual nombre fue primeramente llamado por el ángel al tiempo que en el vientre de la gloriosa la Virgen María fue concebido. Nombre dulce, nombre que conforta el corazón del hombre, nombre de vida nombre de salud et de alegría, nombre precioso, gozoso, glorioso y gracioso, nombre confortante al pecador, nombre salvante, rigente & gobernante y conservante toda la redondeza & grandeza del mundo. Oh pues muy piadoso Jesuchristo plega a ti que en esta misma muy preciosa virtud del nombre tuyo fagas fuir de mí el demonio y alumbra a mí que soy ciego, glorifica a mí que soy sordo, endereza a mí que soy cojo: faz fablar a mí que soy mudo, cura a mí que soy leproso, sáname que soy enfermo, resucítame que soy muerto, y rodéame todo así de dentro como de fuera, de guisa que guarnecido del tu muy sagrado nombre pueda siempre vivir en ti alabándote y honrándote que eres digno de tales loores. Ca tú eres aquel muy glorioso señor y sempiterno hijo de Dios, al cual y en el cual y por el cual todas las cosas se alegran y son gobernadas a ti sea loor, a ti sea honor, a ti sea gloria en todos los siglos para siempre. Amén.

Jesuchristo sea siempre en mi corazón. Jesus sea siempre en mi boca, Jesus sea en mis entrañas. Amén. El Señor Dios Jesucristo sea siempre conmigo para que me dé recreación. Él sea acerca de mí para que me guarde. Él sea sobre mí por que me bendiga. El mismo que con el Padre y con el Espíritu Santo vive y reina.

Jesus, hijo de la gloriosa Virgen María, el cual es salud del mundo y señor del mundo, sea a mí misericordioso y benigno y piadoso. La santa voluntad y aflicción, gloria y honor a Dios y libramiento en la tierra, y ninguno puso la mano en él por cuanto aun no era venida la hora de aquel. El cual es y el cual era y el cual será siempre principio y fin, sea a mí esta invocación para siempre. Amén. Jesus nazareno, rey de los judíos, título triunfante, hijo de la Virgen María, ave misericordia de mí pecador y guíame según la tu clemencia en camino de eterna salud. Amén. Así que Jesus sabiendo todas las cosas que eran por venir sobre él, salió adelante y díjoles: a quién buscáis. Respondieron: a Jesus de nazareno y dijo a ellos: yo soy. Estaba entonces con ellos Judas, el que facía traición. Así como les dijo: yo soy, tornaron atrás y cayeron en tierra, y preguntóles otra vez, a quién buscáis, ellos dijeron, a Jesus de nazareno, respondióles Jesus et dijo: yo soy, pues si a mí buscáis, dejad a estos ir. La lanza, la cruz + los clavos, las espinas, muerte que sofrí demuestran por cual fuerza lavé los pecados de los mezquinos, por las llagas apártame señor de caídas. Las cinco llagas de Dios sean siempre a mi melezina. Jesus es vida. Jesus es verdad. Jesus crucificado. Jesus entonces pasando iba por medio dellos y ninguno puso en él forzosas manos: por cuanto no era aun venida la hora de aquel. Muy dulce Jesucristo, hijo de Dios vivo que respondiste a los judíos que te querían prender y les dijiste: yo soy, pues si a mí buscáis dejad a estos ir; entonces los judíos tornaron atrás y cayeron en tierra de guisa que aquella hora no te pudieron empecer. Así como esto es verdad y como yo lo creo y lo confieso ser verdad, así plega a ti benignísimo señor Jesu Cristo guardarme agora et por siempre de todos mis enemigos, que buscan y quieren empecerme et facelos tornar atrás de guisa que por manera alguna no me puedan facer mal: más seguro e librado de las manos dellos escape, vaya en vía y carrera de paz a loor y gloria del nombre tuyo, el cual es bendito en el siglo de los siglos. Amén. Señor, Dios todopoderoso, que destruiste el consejo y las lenguas de los malos que se movieron y conjuntaron contra la potencia dela divina majestad. Tú señor, del muy amado hijo tuyo, nuestro señor Jesucristo destruye et derrama todos los malignos y malos consejos et aborrecibles pensamientos e imaginaciones de todos los enemigos míos, et destruye, señor, por el nombre tuyo muy santo y muy alto con la diestra de tu potencia, la crudeza de aquellos que cercan de pensar mal contra mí, y faz enmudecer las lenguas de aquellos e su fablar contra mí e refrena el poder de aquellos en lo que querrán comenzar e acabar contra mí, et lo que desean, deniégaselo a todos. Por los méritos de la gloriosa madre del hijo tuyo santa María, y los santos apóstoles tuyos y de todos los santos, mírame señor et defiéndeme, fuyente y socorriente me atizo la sombra delas alas tuyas, et guárdame de las acechanzas de todos los a mí contrarios, et libra, señor, piadosamente y defiéndeme de guisa que, por envidia, o por engaño, o por poderío de mala parte no las puedan ejecutar ni cumplir en mí por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Oración. Señor Dios todopoderoso, padre que de ninguna cosa todas las cosas criaste y antes que fuesen fechas tú las viste primero, y al cual todas las cosas que son en el cielo y en la tierra son sujetas a ti, señor, ruégotelo humildemente que me defiendas de todos los peligros y del poderío de todos los enemigos visibles y no visibles. Líbrame señor y confirma lo que en mó obraste, et estiende la tu diestra sobre mí, y envía el tu santo ángel de los cielos qu eme guarde y me defienda y ampare y me ayude y visite y guíe, de guisa que me faga osado, y tú, señor, sey siempre conmigo de guisa que tengas por bien de me bendecir, de los cielos tú que veniste a me redemir en la tierra. Dios te sabe cruz + preciosa que en el cuerpo de Jesucristo fuiste consagrada, y de sus miembros preciosos guarnida, por el venerable signo tuyo de santa cruz + sean confundidos los que me persiguen y no sea confundido yo, hayan ellos pavor y espanto y no pavorezca yo. Trae, señor, sobre ellos el día de aflicción y con doblado maginamiento los menuza señor Dios. Señor Jesucristo, hijo de Dios vivo que dijiste a los judíos: cada día era con vosotros enseñado en el templo y no me prendistes, líbrame por aquesta sacratissima palabra tuya de todos los mis enemigos visibles et no visibles, carnales y espirituales, ca si tu señor eres ayudador mío no temeré cosa alguna que hombre me haga, en mueso y en freno constríñelas quijadas de aquellos de guisa que no se alleguen a mí, mas huyan como polvo ante la faz del viento, y como el rocío ante el calor del sol. A ti ruego, señor Jesucristo, que así como tú por mí en la santa cruz + derramaste del sacratísimo cuerpo tuyo la tu sangre, así me salves y me defiendas hoy y en todo tiempo de la juicio y de todo engañosos hombre, y de otro cualquier hombre que me persigue. Amén. Oración. Muy misericordioso señor Jesucristo, por esta muy santa cruz + tuya, y por aquel muy santo cuerpo tuyo que estovo (sic) pendiente en la cruz + y por aquellas llagas que destruyeron los pecados del mundo, quita de mí la presente tribulación y angustia que me está cercana, y cuasi me rodea y no me des señor en denuestros a los enemigos míos, ni hagas de mí a ellos gozo, señor Dios mío, mas haz conmigo señal en bien porque lo vean los que me aborrecieron, y sean confundidos por cuanto tú, señor, me ayudaste y me consolaste, y tú eres la salud mía. Aquí es conmigo Iesu nazareno, rey de los judíos y de todos los pueblos, aquel que dijo en la cruz +: acabado es. Él por tu bondad y clemencia acabe y destruya todas ls cosas a mí contrarias dando su gracia y destruyendo la miseria y poniendo en huída y arredrando la tristeza y amansando la ira de mis enemigos y enflaqueciendo y venciendo las batallas y fuerzas suyas, desterrando el poder suyo y a mí siempre guardando por derecho camino, guiándome a la eterna gloria, y así mismo que dijo estando en la cruz +: Padre, en las tus manos encomiendo el espíritu mío, y había dicho antes: pues si amí buscáis, dejad a estos ir, no me dejes perecer, que en las tus manos encomiendo, hoy y en todo el tiempo, el espíritu mío, y los hechos míos y  toda la vida mía, porque él me guarde y ampare y me ayude y me visite y me defienda de todos mis enemigos visibles y no visibles. Amén. Oh Adonay, juzga señor a los mí empecientes y vence y derriba a los contra mí peleantes, toma armas y escudo y levántate en ayuda mía, saca el tu cuchillo de ambas partes agudo y enciérralo en aquellos que me persiguen, y di a la ánima mía: so la saludtuya sean confundidos y envergonzados los que buscan el ánima mía, sean tornados atrás, sean confundidos los que piensan males contra mí, sean fechas tinieblas las carreras de aquellos y lugar caedizo y deleznable, y el ángel del señor los estreche, sean fechos como el polvo ante la faz del viento, y el ángel del señor los comprehenda. E señor piadoso salva la mi ánima y guárdala del temor del enemigo cuya boca es llena de maldición y de amargura y de engaño, y debajo de su lengua trabajo y dolor. Haz pues Señor que yo persiga mis enemigos y los comprehenda y no torne hasta que ellos fallezcan y los quebrante, de guisa que no puedan estar, mas caigan debajo de mis pies y yo los menuce, así como polvo ante la faz de viento y los deshaga, así como lodo de las plazas, librarme has tú señor de las contradicciones del pueblo y constituirme has en cabeza de gentes. Ave misericordia de mí ca en ti confío el alma mía, y en la sombra de las tus alas espera hasta que pase la maldad. Líbrame, señor, del mal hombre y guárdame de varón perverso. Líbrame, señor, de mis enemigos, Dios mío. Líbrame de los que obran maldad. Sálveme de varones de pecados, Dios mi ayudador, y yo despreciaré los mis enemigos. Ca la diestra del señor me ensalzó, y la diestra del señor hizo virtud, la mi ánima, Dios mío, en ti confío y no habré miedo. Haz Señor que no sean hechos no movibles, así como piedra hasta que pase el tu siervo, este que tú redemiste con tu preciosa sangre y no te recuerdes de las mis maldades antiguas, mas sea delantera la tu misericordia, la cual sea medianera. Oye mi oración y no desprecies el mi ruego. Óyeme, señor, ca benigna es la tu misericordia, según la muchedumbre de tus amercendeamentos, mira en mí y no vuelvas de mí la tu cara ca soy atribulado. Óyeme, señor, prestamente y entiende en el alma mía y librarla has de los mis enemigos, defiende y derrama, señor, y esparce sobre ella tu misericordia, ayúdame, Dios, salud mía, y líbrame por la gloria del nombre tuyo y sey piadoso a mis pecados por el nombre tuyo. Despierta, señor, la tu potencia y ven a librarme a mí, pecador, de la persecución de mis enemigos que contra mi pecador se hace, y hacerse puede de todas mis necesidades. Ca en ti, señor, esperaré y en ti solo sin merecimientos algunos míos confío, ca mayor es la tu misericordia que toda mi culpa. Por ende, señor, ten por bien de me librar misericordiosamente, así como libraste a David delas manos de Saúl, y a Iacob de Esau, su hermano, y a Daniel del lago de los leones, y a Susana de falso testimonio. Ca tú eres mi fortaleza y mi loor, y eres hecho a mí en salud. Tú eres socorro mío dela tribulación que me cerco et librador mío de mis enemigos airados contra mí. Desata, pues, señor, las mis prisiones y líbrame delos que contra mí se levantan, de guisa que yo te sacrifique sacrificio de loor y llamaré el tu nombre. Ca tu dijiste, señor, por tu boca muy preciosa que aquel que te llamare será salvo. Por ende, señor, yo indigno siervo tuyo te invoco y te llamo por que libres el alma mía y el cuerpo mío de todas angustias y tribulaciones. Amén. Señor, ave misericordia de mi y perdóname todos los mis pecados, tú que perdonaste a María Magdalena y a la mujer pecadora, la cual no quesiste condenar, y al ladrón que estaba pendiente de la cruz + cerca de ti, plégate, señor, levarme adonde levaste a él, conviene a saber a la gloria del paraíso a donde tú eres con los santos tuyos, luz verdadera, hartura llena y gozo para siempre duradero. Tú que vives y reinas con Dios. Bendígame, Dios padre, que todas las cosas crió de nada. Bendígame, Dios Espíritu Santo, el cual siempre me salvó por su inflamación de su piadosa consolación. Amén. La paz de nuestro señor Jesucristo y la virtu dela pasión suya y el signo dela santa cruz +, la entereza dela bienaventurada Virgen santa María y la bendición de todos los santos, y la guarda de todos los ángeles, y el socorro y defensión de todos los escogidos sea entre mí y todos los mis enemigos visibles y no visibles, en esta hora y en todo tiempo, y en la hora de la mi muerte. Amén. Pater noster. Ave María. Salveregina. Deo gratias.

Cómo citar esta página:
Forbidden Prayers Digital Library, publicación web: https://forpral.uab.cat/prayer/oracion-de-san-leon-papa/ ISSN 2938-0901